El higo lo prescribían en la antigua Grecia para los atletas olímpicos, por la gran cantidad de energía que proporciona, abundante fibra y minerales.

Su temporada de recolección es desde final de julio hasta noviembre, pero es en esta época, final de verano, cuando su calidad es óptima. Los higos poseen gran cantidad de agua y son ricos en hidratos de carbono, en forma de sacarosa, glucosa, fructosa, por lo que su valor calórico es más elevado que otras frutas. Las fibras solubles que contiene  ayudan a controlar los niveles de  colesterol y glucosa, también son ricos en omega 3 y 6 y contienen potasio. Por su contenido en calcio y magnesio son recomendados para mantener el buen estado del sistema nervioso y musculo- esquelético. Los azúcares naturales que contiene mejoran el estado de ánimo y aumentan los niveles de energía. ¡Así que a empezar el día con energía!

Ingredientes:

1 rebanada de pan integral

50gr. de queso para untar

50gr. de confitura de higo ecológica

1 cucharada de miel

Elaboración:

Tostar la rebanada de pan por ambos lados, untar el queso de manera uniforme, añadir encima la confitura de higo. Si te gusta la miel se puede añadir por encima. ¡Listo nuestro desayuno energético!