El calabacín, una refrescante verdura veraniega, es capaz de seducir a los paladares más exigentes gracias a su textura y sabor suave. Además, nos ofrece una gran cantidad de nutrientes, entre ellos, ácido fólico, potasio, hierro, manganeso y vitamina A. En el compuesto vitamínico del calabacín destaca la presencia de folatos, seguido de la vitamina C, una acción antioxidante, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.

 Con este amplio abanico de vitaminas y minerales, obtenemos el 25% del hierro total que necesitamos al día y el 60% de las vitaminas con tan solo 250gr de esta verdura. Además, su aporte de fibra protege la mucosa del sistema digestivo y favorece la flora intestinal. El calabacín es una verdura fundamental en la dieta mediterránea. Un poderoso antioxidante, con un suave y rico sabor que aporta numerosos minerales y vitaminas esenciales para una rutina saludable. Es un aliado fundamental en dietas de adelgazamiento por su alto nivel de agua y su bajo contenido de hidratos y grasas. Recomendamos consumir el calabacín con su piel ya que es donde se encuentran la mayoría de los nutrientes.

Ingredientes para 6 personas:

  • Masa de hojaldre para horno
  • 1Kg de calabacin
  • 1 rulo de queso de cabra
  • 2 cebollas
  • 3 huevos
  • 200 ml de leche
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Sal

Elaboración:

Lo primero es lavar bien los calabacines y partirlos a rodajas finas. Después cortamos la cebolla en juliana, y la cocinamos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y pimienta. Después cocinamos también las rodajas de calabacín.

Después formamos las tartaletas con la masa de hojaldre en un molde adecuado para horno, rellenamos con las verduras. En un bol batimos los huevos y mezclamos con la leche, una pizca de sal, pimienta y la nuez moscada. Esta mezcla la incorporamos poco a poco al relleno de las tartaletas, 40 ml por tartaleta aproximadamente, y añadimos por encima el queso de cabra cortado a rodajas. Horneamos durante 30 minutos aproximadamente a 180º. Cuando se haya atemperado, desmoldar y servir. Un buen acompañamiento puede ser mermelada de membrillo.

¿Frio o caliente? ¡A tu gusto!