Ya ha llegado la temporada de poder disfrutar de una de las frutas más refrescantes y que contiene muchas propiedades para la salud. Llega la temporada de la sandía. Se trata de la fruta por excelencia del verano que además de refrescarnos contiene pocas calorías, hidrata y  contiene gran cantidad de nutrientes y muchas vitaminas, minerales y antioxidantes.

Es una fruta muy versátil, podemos comerla de postre, en batidos o introducirla en nuestras ensaladas para darles ese toque refrescante.  Si quieres innovar algo más puedes arriesgarte a realizar otro de los platos del verano, el gazpacho, pero en este caso de sandía. Es una receta fácil y rápida y que hará que refresques todos los días del verano.

Ingredientes (4 vasos)

  • 600 gramos de tomate en rama
  • 500 gramos de sandía (con la piel ya quitada)
  • 35 gramos de cebolla
  • 40 gramos de pimiento verde
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 1 cucharada de Aceite de Oliva
  • Entre 1 y 3 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto)
  • 2/3 de una cuchara pequeña con sal

Paso a paso

Lava bien los tomates y el pimiento.

A continuación pela la cebolla y corta un trozo de unos 35 gramos. Tras lavar el pimiento corta un trozo de unos 40 gramos. No hace falta cortar fino ni la cebolla ni el pimiento, dale varios cortes y estará perfecto.

Pela el ajo, córtalo a lo largo y quítale el germen que trae en el centro, para conseguir que el ajo amargue menos.  

Una vez hecho esto, corta los tomates en trozos pequeños para que la batidora los pase más rápido. Échalos dentro del vaso de la batidora y continúa añadiendo por encima del tomate, el ajo, la cebolla y el pimiento que tenías preparados y bate todo hasta que quede bien fino.

Una vez hecho esto si ves que se queda la piel del tomate o con algún grumo puedes colarlo con un colador de malla fina.

Tras todo este proceso llegó el momento de la sandía. Ya la tienes sin piel ahora hay que quitarle todas las pepitas que podamos y cortarla en varios trozos. Echa la sandía a la batidora y añade la sal, el aceite y el vinagre. Bate durante unos minutos hasta que esté todo bien fino.

Ya tenemos casi el gazpacho, pruébalo y si hace falta añade más sal o vinagre, mételo en la nevera y déjalo allí durante al menos un par de horas para que puedas disfrutar de él bien fresquito.

Un truco, antes de servirlo hay que mezclarlo un poco con una cuchara grande o la batidora. Para decorarlo,  puedes hacer unas bolitas de sandía o un trocito de sandía para ponerlo en el vaso.