Con la llegada de Septiembre vamos dejando atrás las cenitas en la terraza y nos va apeteciendo más entrar en la cocina a prepararnos una deliciosa cenita calentita.

El apio es una fuente de fibra y de proteína vegetal, también posee antioxidantes y vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y C. Y minerales como el potasio, sodio, hierro, magnesio, fosforo, calcio y selenio. Es un gran depurativo ideal para eliminar toxinas, facilita la digestión y mejora el funcionamiento del metabolismo con lo que también es un aliado en las dietas de adelgazamiento. Por su contenido en minerales alcalinos, tiene cualidades relajantes que colaboran a tratar problemas de ansiedad, estrés o insomnio. ¡Es una cena súper nutritiva y totalmente detox para depurar los excesos de verano!

Ingredientes

250 gr de apio

1 cebolla

1 diente de ajo

1 patata

Pimienta blanca

Sal

Aceite de oliva virgen extra

1l de caldo de verduras

Elaboración

Ponemos una sartén dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra con el diente de ajo picado y lo vamos cocinando a fuego suave, después incorporamos el apio cortado a trocitos no muy grandes y lo vamos dorando. Pelamos y picamos la cebolla y la añadimos a la sartén, añadimos una pizca de sal. Lo dejamos cocinando durante unos 6 minutos a fuego suave para que se vayan integrando todos los ingredientes. Mientras pelamos la patata y la cortamos en trocitos pequeños, pasados los 6 minutos añadimos la patata, le damos unas vueltas y ponemos el caldo de verduras, salpimentamos y tapamos para que se vaya cociendo durante 15 minutos a fuego medio. Retiramos del fuego, colamos el caldo y lo reservamos. Con ayuda de una picadora vamos picando los ingredientes añadiendo poco a poco el caldo para conseguir la textura deseada. Para servir se puede acompañar de unos taquitos de jamón o de unos  picatostes. ¡Rico y sano!