La calabaza que alcanza su estado óptimo para recolección entre septiembre y noviembre se ha convertido en el producto estrella de las recetas de Halloween. Además, también posee multitud de propiedades nutricionales, contiene grandes cantidades de provitamina A, y antioxidantes como la C y la E, vitamina B2, B6 y ácido fólico. También minerales como el potasio, fosforo, magnesio, hierro y cinc. Con toda esta combinación la calabaza nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario, sobre todo frente a resfriados y gripes, ayuda a regular la tensión arterial, está aconsejada en procesos de infecciones gástricas, reduce el estrés y el insomnio.  Un manjar saludable.

SOPA FRÍA DE CALABAZA  

Ingredientes para 4 personas:

500gr de calabaza

½ pimiento rojo

½ pimiento amarillo

1 puerro

1 diente de ajo

100ml de leche evaporada

600 ml de caldo de pollo

Pimienta negra

Sal

Aceite de oliva virgen extra

1 cucharada de vinagre

Elaboración:

Vaciar la calabaza con cuidado para que nos sirva de fuente. Partir los trozos pequeños y cocer en el mircoondas al máximo de potencia durante 5 minutos. Troceamos el puerro, los pimientos y el diente de ajo. En una sartén pon el aceite de oliva virgen extra, y sofríe las verduras durante cuatro minutos. Incorpora la calabaza, el caldo de pollo y déjalo cocer diez minutos. Añade el vinagre balsámico y deja reposar.

Pon todo en un vaso para batidora e incorpora la leche evaporada y bátelo hasta que quede una textura fina y suave.

Déjalo enfriar si puede ser en la nevera y sirve en la calabaza. Para acompañar puedes tostar pan y cortarlo en forma de murciélagos o fantasmitas.