El pimiento amarillo, originario de América del Sur, de la zona de Brasil y Jamaica, es un regalo de la naturaleza. Además de dar un toque exótico aporta gran cantidad de nutrientes esenciales, tales como Vitamina C y A. Además, refuerza y estimula el sistema inmunológico de forma natural y ayuda a frenar el desarrollo de enfermedades degenerativas.

La cebolla, amada por unos y odiada por otros. Y es que, parece que causa emoción cocinar esa hortaliza. Sus compuestos azufrados causantes del olor y sabor tan característico, son sustancias volátiles que se desprenden de la cebolla al cortarla y cuando llegan a los ojos producen el picor y el lagrimeo que todos conocemos. Sin embargo, tiene un efecto mucolítico y expectorante cuando llegan a las vías respiratorias, por lo que tradicionalmente se ha usado cuando hay problemas respiratorios. ¡A veces, llorar puede ser más sano de lo que nos pensamos! Además es un gran remedio natural para calmar la tos. Entre sus numerosos beneficios, la cebolla es uno de los más poderosos cardioprotectores naturales que existen con propiedades que favorecen las funciones del estómago y la salud de la flora intestinal. ¡Añade un poco de cebolla en tus platos y notarás como se refuerza tu sistema digestivo! 

Ingredientes para 4 personas:

500 gr. de carne de cerdo sin hueso

1 cucharada de romero picado

1 cucharada de tomillo picado

6 dientes de ajo picados

1 vasito de aceite de oliva

2 pimiento rojo

2 pimiento amarillo

1 y ½ cebolla

Sal al gusto

Pimienta negra al gusto

8 palitos de madera

Elaboración:  

Primero, vamos a preparar el aliño. Poner en un bol el romero y el tomillo para mezclarlo y regar con el aceite de oliva, añadir los ajos picados y salpimentar al gusto.

Después cortar la carne en dados grandes. Cortar los pimientos y la cebolla en cuadrados grandes, y montar los pinchos alternando carne, pimiento rojo, cebolla y pimiento verde.

Con ayuda de una brocha mojar los pinchos con el aliño, e incorporar a la plancha calentándola previamente. Una vez haya cogido la textura crujiente que deseemos, vamos sacando las brochetitas tan deliciosas. ¡Buen provecho!