Y como no podía ser de otra manera que con una dosis de fruta de las que necesitamos diariamente. Esta fruta, que destaca por sus propiedades nutricionales, es ideal tanto para comer a bocados en cualquier momento del día o para incorporarlas a multitud de recetas ya sean dulces o saladas, como bizcochos, budines o flanes.

El principal componente de las ciruelas es el agua, seguido de los hidratos de carbono, entre los que destaca la presencia de sorbitol, de leve acción laxante. La ciruela nos aporta fibra, vitamina C, E y K. Minerales como potasio, calcio, hierro y magnesio. Con esta gran cantidad de minerales ayuda a mejorar la anemia y los estados de ánimo. Favorece la digestión, y gracias a los antioxidantes y la vitamina E nos ayudan a prevenir las arrugas y el envejecimiento de la piel. ¡Dulce y saludable!

Bizcocho de ciruelas

Ingredientes:

300 gr de harina

240 gr de azúcar

Media taza de aceite de oliva

1 yogurt natural

4 huevos

15 gr de levadura

200gr ciruelas

Una pizca de sal

Elaboración:

Ponemos en un bol los huevos y el azúcar y batimos bien, añadimos el aceite de oliva, el yogurt y una pizca de sal y batimos de nuevo, incorporamos la levadura a la mezcla y vamos añadiendo la harina tamizándola para que quede más suelto. Pelamos y cortamos al gusto las ciruelas y las añadimos removiendo para que se integren bien en la masa.

En un molde apto para horno añadimos la masa y horneamos unos 35 minutos a 180º, pasado ese tiempo lo sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar. ¡Voilà!